Domingo Ago 20

Camela

CamelaNacido en el año 1947 en Mairena del Alcor, pueblo de destacada tradición cantaora, el niño Calixto hace su primera aparición en el cante en el bar que regentaba su padre, aunque a lo largo de su niñez, son los cantaores del mismo pueblo los que alimentan su afán, hasta los 18 años cuando comienza a cantar en público. Esta primera experiencia le lleva a ganar un premio por cantes de levante, en el concurso anual de su pueblo.
A partir de ese momento se ve animado a participar en diversos concursos de la región andaluza, obteniendo diversos premios en todos ellos. En 1972 pasa a ganar el primer premio, entregado por Andrés Segovia, en el concurso celebrado en Granada, celebrando el cincuentenario del Festival de Granada. En ese mismo año es elegido "sevillano del año" por la Cadena Ser.
Su primer disco "Estilos Flamencos" lo graba en 1974, acompañado a la guitarra por Melchor de Marchena y empieza la década de los 80 siendo elegido para disputar junto a figuras como Fosforito, Curro Malena y José de la Tomasa, el primer Giraldillo del Cante, prestigioso premio otorgado dentro de la Bienal de Flamenco de Sevilla. Acompañado a la guitarra por Pedro Bacán y Juan Habichuela, es el vencedor, y más tarde aparece en el mercado un disco con su actuación en el concurso, en cuya carpeta figuran presentaciones de Antonio Mairena y José Luis Ortiz Nuevo. El disco "De los Alcores a Granada" lo graba con el acompañamiento de Pedro Bacán en 1984. En esta grabación da forma sonora a sus propias adaptaciones de textos de Rafael Alberti. Tres años más tarde graba de nuevo "Calle Ancha" que es un disco de suma importancia en las colecciones de los aficionados, ya que recoge temas del propio Calixto y de otros genios de la cultura andaluza como los Machado. En 1988 le otorga la Peña el Taranto de Almería, el premio Lucas López.


Su actividad didáctica dentro del flamenco viene siendo una parte importante dentro de su trayectoria profesional. Es desde 1985 codirector del seminario de Estudios Flamencos e imparte cursos sobre el cante en la Escuela de Magisterio de Sevilla. Ha dirigido talleres en la Escuela Aneja de prácticas y es coautor de "Aproximación a una didáctica del flamenco", publicado por la Junta de Andalucía. Ha participado en las II Jornadas sobre la investigación en el Flamenco y es presidente de la Tertulia Flamenca de Enseñantes.

Sus últimos trabajos discográficos han sido "De la lírica al cante" (1996), "Camino de la vida", grabado en 1997, y "Retrato Flamenco" en 2001, dedicado a Antonio Machado.

Calixto Sánchez es figura obligada en la mayoría de los festivales flamencos más importantes de las peñas con más solera a nivel nacional. Tradicionalista y a la vez creador, su portentosa voz y amplias facultades le permiten dominar todos los estilos del cante por muy complicados que sean y convierten a este cantaor en un personaje ya histórico en el mundo del cante flamenco.

Ha sido, durante los cinco últimos años, Director del Centro Andaluz de Flamenco con sede en Jerez de la Frontera (Cádiz).

Su último espectáculo "De la tradición oral al flamenco" trata de explicar la llegada al flamenco profesional partiendo de las distintas formas de expresión que ha tenido el pueblo, tales como losCamela ha sufrido el mismo ostracismo que soportaron los pioneros de la rumba hace ya veinticinco años. Si había papel de tres categorías para hacer las portadas de los discos, ellos se llevaban el de peor calidad. Si había un policloruro de vinilo fino y satinado, ese era para las figuras del pop. Y el granuloso, para la rumba. Hasta que se comparaban las cifras de ventas y aquellos discos relegados en la promoción, en las radios y las televisiones, eran los que de verdad llegaban a la gente. Todo cambió cuando los Chunguitos cantaron en el Rock-Ola, el santuario de la movida, y además escoltados por Alaska y sus compañeros de avanzadilla contracultural. La clausura de los Juegos Olímpicos de Barcelona, con la exhibición de la rumba catalana ante cientos de millones de telespectadores de todo el mundo sacó por fin del silencio oficial a este tipo de música vigorosa, vital y auténtica.

Luego llegó Camela con su tecnorumba y volvieron los olvidos y los silencios oficiales. Ninguna cadena de radio-fórmula musical les programaba. Iban a las televisiones de tapadillo y allí, -lo denunciaron alguna vez-, les dejaban solos y abandonados en el camerino hasta que llegaba la hora de salir al escenario. Y entonces se producía el milagro: el público enloquecía con sus canciones y les encumbraba al número uno. Al principio ni aparecían en las listas de ventas, porque se decía, -siempre hay que buscar una disculpa-, que sus ventas se producían fuera del circuito habitual –incluso se llamaba ‘circuito oficial”-, y que por lo tanto no contabilizaban en las encuestas.

Ahora editan su undécimo álbum oficial. Y reseñamos lo de oficial porque existen muchas otras grabaciones de Camela a base de recopilaciones y mezclas, porque cuando se juega en Primera División, como dijeron ellos orgullosamente en una ocasión, ya se sabe que los fans buscan cada jirón de música que haya producido el artista. Este undécimo disco se titula “Se ciega por amor” y es una excelente colección de diez canciones con el toque y el sonido clásico de Camela . Canciones que son, en su propia definición, historias de amor dialogadas con el lenguaje de la gente porque para la gente de la calle cantan. Y siguen viviendo allí mismo y compartiendo sus éxitos y sus ilusiones con los amigos de siempre. Han tenido el acierto de no buscar grandes orquestaciones y siguen fieles al sonido Camela , con el toque tecno que ellos supieron imprimir a la rumba.

Abre el disco una voz infantil que nos sorprende a todos con unos versos a capella, tras lo que entra el inconfundible sonido de Camela iniciando “Me he enamorado” . Pero no teman que quiera explicarles canción a canción, todas escritas por Dioni, Maria Angeles y Rubén, hijo de Dioni, aunque sí me gustaría señalar el magnífico tema que da título al álbum y la participación de El Fary, un tercero en discordia en “Mi viaje” , una historia muy ‘cameliana' llena de fuerza y dramatismo. Una de esas narraciones que darían para una película y que Camela condensa en tan solo tres minutos llenos de sentimiento.

Se trata de un disco que sin dejar de ser Camela al ciento por ciento, muestra su natural evolución. Además de sus tecnorumbas, hay baladas y boleros. Es más abierto, más elegante sin dejar de tener ese toque popular que es parte del sello de Camela y sin el que no se comprendería su extraordinario éxito. Camela empieza a cambiar y lo hace para bien, porque no olvidan a su público ni cambian los puntos claves de su música. El primer single, “El deseo es cosa de 2” es una demostración de esa extraordinaria habilidad del trío para plantear y desarrollar una historia, en este caso de amor, pasión y deseo. Es una de esas historias de amor que el grupo sabe dialogar y las que muestran los encuentros y desencuentros de una pareja ante el amor.

Y déjennos que destaquemos también “Has cambiado mi vida” . Desde el primer acorde se ve que es otra cosa, una nueva línea que se abre en la carrera de Camela . Es una balada en la que María Ángeles puede lucir todo el dramatismo de su voz. Una canción con un toque muy latino que arrasará en toda América, pero -eso sí- después de haberlo hecho en España. ¿Quién podrá resistirse a ese estribillo “Has cambiado mi vida, corazón, yo que no te buscaba te encontré...?” Quizás sea la canción que mejor marque esta nueva elegancia que nos muestra a unos Camela más seguros de sí mismos, más decididos a presentar batalla en todos los frentes musicales y en conquistar nuevos adictos que sumar a sus millones de seguidores.

Y este es el momento para analizar la fulgurante ascensión de un grupo que en tan solo tres años pasó de los cassettes al número uno de las listas oficiales, compitiendo con nombres de relumbrón que miraban con envidia, desde su aparente superioridad, los discos y conciertos de Camela que no saben lo que es pinchar , ni en disco ni en directo. Los tres componentes de Camela , María Angeles, Dioni y Miguel Angel son de San Cristóbal de los Angeles un barrio de Madrid de donde también salieron el futbolista Raúl o el dúo Pecos. Eran amigos desde el colegio y aunque cada uno tenía su propio trabajo, Ángeles en una imprenta, Dioni haciendo portes con una furgoneta y Miguel Angel componiendo ya sus primeras canciones, en cuanto tenían algún tiempo libre se reunían para cantar y ensayar.

Así llegó a los oídos de Alfonso Corral, que había trabajado en multinacionales de mucho renombre y tras su experiencia con las ‘majors' decidió montar su propio sello. Él descubrió el potencial de Camela y empezó a editar sus discos. Los primeros fueron “Lágrimas de amor” y Sueños inalcanzables”, en los año 94 y 95. Y aquellos sueños no debieron ser tan esquivos porque en 1996 llegaron a realizar más de ciento veinte conciertos, todavía a bordo de una vieja furgoneta que se ahogaba en la subidas, y encabezaron un oficioso ranking de ventas, comparando las cifras reales que ellos vendían con las que publicitaban las figuras consagradas.

En 1996 retomaron sus primeras canciones, aquellas de la maquetas caseras que tantos adeptos les habían granjeado, y lanzaron su tercer trabajo, “Sus doce primeras canciones”. El éxito fue imparable y su compañía discográfica decidió apostar fuerte y enfrentarse a todos sus rivales en el ‘circuito oficial' de ventas. Fue con “Corazón indomable”, su cuarto disco, ya en el 97, cuando llegaron al número uno de las listas de ventas de toda España. Fue entonces cuando los eruditos y estudiosos del fenómeno pop empezaron a elucubrar y crear teorías que explicaran el ‘ inexplicable' éxito del trío. Se barajaron todo tipo de argumentos musicales, -la inmediatez y facilidad de las melodías- sociológicos, -la identificación de un cierto tipo de público con el trío-, e incluso político,- le rebelión ante el dirigismo cultural de una sola dirección.

Pero la explicación era más fácil y la dio, en una entrevista, Miguel Angel Cabrera, uno de los componentes del trío: “Todos los artistas interpretan canciones de amor , pero Camela hacemos historias de amor ”. No eran declaraciones de amor apasionadas. Ni hermosas poesías describiendo cada uno de los atributos de la mujer amada. Eran pequeñas historias, tragedias de amor, desamor, desengaños y reconciliaciones. Y los adolescentes que les seguían se identificaban con las ilusiones y los dolores de los protagonistas de esas canciones.

“Solo por ti”, su quinto disco, logró la proeza de ser doble platino en la primera semana de ventas. Y llegó el salto lógico: de un sello pequeño, entusiasta e inteligente, a una compañía multinacional que podía potenciar, como así ha hecho, todas las posibilidades nacionales e internacionales del grupo. 1999 fue la fecha de su último disco con Alfonso Corral, “No puedo estar sin él” y el 2000, siglo nuevo, el primero con EMI: “Simplemente amor”. Volvieron a encabezar las listas de éxitos durante tres semanas y se convirtieron en uno de los álbumes del año.

Los discos y los conciertos seguían teniendo la misma aceptación que en años anteriores, pero el salto de compañía les significó la entrada en el mercado latinoamericano. En mayo del 2001 visitaron por primera vez Santiago de Chile como parte de una gira promocional. No podían imaginarse la calurosa recepción de fans que les esperaba en el aeropuerto ni la concentración de más de diez mil personas en el concierto de presentación en el Paseo de la Ahumada. Tuvieron que regresar a España para el lanzamiento de “Amor.com”, que superó las cuatrocientas mil copias. En ese momento las ventas completas de sus discos superaban los cuatro millones de copias por lo que recibieron un simbólico ‘disco de diamantes'.
Y un mes después regresaban a Chile, donde ofrecieron un gran concierto, esta vez no promocional, en el que llenaron el Estadio Santa Laura con un actuación modélica que el publico acompañó canción a canción. Camela tenía nuevos seguidores y nuevos mercados a su disposición. No se durmieron en los laureles y en el 2003 editaron el noveno álbum, de su carrera, titulado "Por siempre tú y yo", con canciones compuestas por Dioni y Ángeles. En el 2004 Camela repitieron con "10 de Corazón", y tras 5 semanas consecutivas en el número de ventas en nuestro país, llegaron a vender 240.000 copias. Se cumplían sus primeros diez años de carrera. Ahora llega su álbum “ Se ciega por amor” y la magia de Camela vuelve a las radios y a los escenarios. pregones, los cantes camperos o los pliegos de cordel, cantados por los ciegos.