Martes May 30

Cristina Hoyos

Cristina HoyosCristina Hoyos nació en Sevilla en 1946 y comenzó a bailar desde muy joven, teniendo como profesores, entre otros, a Adelita Domingo y Enrique el Cojo. De aquella primera etapa de su participación en los espectáculos que Antonio Gades puso en pie, nos queda el recuerdo de su trabajo en títulos maestros como ‘Bodas de Sangre’, ‘Carmen” y ‘El amor brujo’.
En 1988 crea su propia compañía con la que debutó en junio de 1989 en el Teatro Rex, de París. En 1990 estrena sus ‘Sueños flamencos’ en la Sala Gernier de la Ópera de París, montaje con coreografías de Cristina Hoyos y Manolo Sanlúcar y, más tarde, en marzo de 1992, la capital francesa acogió el estreno de ‘Yerma’ y ‘Lo flamenco’, con coreografías de Cristina Hoyos y Manolo Sanlúcar, escenografía de Gerardo Vera y dirección artística de Gerardo Vera y Cristina Hoyos. París sigue siendo determinante en Hoyos, ya que en 1994 acoge ‘Caminos andaluces’ que estrenó en el Teatro Châtelet con coreografías de la propia maestra, además de Manolo Marín y Adrián Galia, al que siguió ‘Arsa y toma’, espectáculo que estrenó en 1996 en el Teatro de la Ópera de Aviñón y que, con coreografías de Marín y Ramón Oller, y escenografía de Daniel Blanco, centró sus argumentos en la historia de la propia bailaora. Y así hasta ‘A compás del tiempo’ (1999), su obra más lograda.También tiene una relevante filmografía. Caballero Bonald analiza en términos elogiosos su quehacer: "El baile de Cristina Hoyos tiene algo de puente entre el flamenco de la época dorada de los Cafés Cantantes y el que se está produciendo ahora mismo. Se trata de una situación muy peculiar y, desde luego, extremadamente significativa. Los brazos de Cristina, su impecable compás, la armonía de sus contoneos y desplantes, recuerdan de hecho a algunas viejas bailaoras andaluzas. Pero también hay algo en sus actitudes interpretativas, en sus variaciones estilísticas más habituales, donde apunta un cierto componente de modernidad. No es que la bailaora haya incorporado a su arte lo más postizo de esa modernidad, sino que lo ha enriquecido con algunas legítimas aportaciones de la actual evolución del flamenco".

Recientemente, la bailaora Cristina Hoyos fue la ganadora del Premio Anual 2002 del Gran Teatro de La Habana por “su extraordinaria calidad como intérprete y su fecunda trayectoria artística”. Un jurado presidido por la bailarina Alicia Alonso, directora del Ballet Nacional de Cuba, hizo también constar que eligió a Hoyos por su “defensa de los valores más auténticos” de la danza flamenca. En estos momentos dirige y promueve en Sevilla el proyecto del primer Museo del Baile Flamenco.